3 FEB 2013 | PRENSA

EL MUP PARTICIPÓ JUNTO A SU SECRETARIO GENERAL, FEDERICO MARTELLI, DE LA JORNADA SOLIDARIA €NI UN PIBE MENOS€

El encuentro se realizó en memoria de Franco Almirón y Mauricio Ramos, quienes fueron asesinados en el barrio La Carcova en febrero de 2011. Se mejoraron espacios públicos con la participaron de las organizaciones políticas y sus referentes.




Durante el último fin de semana, desde Unidos y Organizados y con el fin de poner vida donde hubo muerte, se llevó a cabo una jornada solidaria  en el barrio La Carcova de San Martín, para recordar a las víctimas del gatillo fácil en manos de la policía bonaerense y la complicidad de la violencia institucional.

El encuentro  contó con la presencia de familiares de las víctimas y con más de 400 militantes de las diferentes organizaciones políticas, que desarrollaron actividades de mejoramiento del espacio público (limpieza de calles, zanjones, pintura de paredes, iglesias e instituciones y murales en plazas).

Del arco político nacional estuvieron presentes el vicegobernador de la Provincia de Buenos Aires, Gabriel Mariotto; los diputados nacionales, Andrés Larroque, Fernando ‘Chino’ Navarro, el diputado nacional Leonardo Grosso y Edgardo Depetri; el secretario General del MUP, Federico Martelli; el secretario General de Kolina, Andrés La Blunda  y el secretario General de Segundo Centenario, Hernán Letcher.

Entre los funcionarios se lo pudo ver al intendente local, Gabriel Katopodis junto a Romina Rodríguez, referente del MUP San Martín y directora de Empleo y Trabajo Autogestivo de la gestión municipal.

Por su parte, Federico Martelli, quien se acercó al lugar con las mismas ansias de aquellas jornadas solidarias para recordar a los compañeros caídos en épocas de resistencia, expuso: “nosotros vamos a estar siempre del lado de los que sufren las injusticias, sea en Rosario o en San Martín; para el MUP la vida de cada pibe vale oro”. “Repudiamos los crímenes de gatillo fácil perpetrados por la policía bonaerense. Memoria verdad y justicia para Franco Almirón y Mauricio Ramos, Luciano Arruga y los miles de casos que no se conocen”.

Durante una recorrida por el barrio, el Jefe Comunal sostuvo: “Hoy es un día de dolor por los pibes que fueron víctimas de la violencia institucional. Estamos repudiando el atropello que muchos de nuestros chicos sufren por parte de la Policía, una Policía que tiene que comprometerse con los valores democráticos y cuidar a nuestra gente. Nosotros queremos decirle ‘basta’ a este tipo de actitudes y para eso estamos trabajando, con un Estado presente”.

Durante la jornada también se realizaron talleres sobre violencia institucional, obras de teatro y recitales al aire libre y se instalaron gazebos en los que se entregó material informativo y donde se recibieron denuncias.

Continuó Katopodis “Hemos resignificado esta fecha con una jornada solidaria, trabajando por un barrio que necesita mucho, pero, fundamentalmente, este es un día de memoria, que requiere el compromiso de todos para que nunca más vuelvan a pasar estas cosas. Desde el primer día de gestión estamos trabajando junto al Estado nacional para dar respuestas a los vecinos”.

Quien se refirió a leves mejoras en el sistema de seguridad provincial, fue el vicegobernador de la Provincia de Buenos Aires, Gabriel Mariotto, al exponer que: "El gobierno provincial respondió con el cambio del jefe de la departamental y asumió la responsabilidad escuchando a los vecinos de la Cárcova”.  Y agregó: “Se están produciendo algunos avances en materia de seguridad que involucran la decisión de un nuevo perfil de la institución policial y de una justicia que esté comprometida en el esclarecimiento de los hechos y que no cubra con inacciones”.

Por su parte, el diputado nacional Leonardo Grosso sostuvo: “A través de esta  actividad, estamos reclamando Justicia y recordando a los pibes desde un lugar distinto, trabajando por el país que queremos construir. Es necesario reconstruir el tejido social y crear otro tipo de sociedad, donde ningún policía pueda decidir sobre la vida de los que menos tienen”.

Franco Almirón y Mauricio Ramos murieron el 3 de febrero de 2011 en manos de la Policía, cuando estaban en las inmediaciones de un tren que había descarrilado. A raíz de este hecho, el Intendente Gabriel Katopodis declaró  esta fecha como el Día por la Eliminación de la Violencia Institucional, mediante el decreto 1217/2012.